Cómo se desarrolla mi bebé: mes 2

Con el segundo mes de vida, el bebé ha tenido más tiempo para adaptarse a su vida fuera del vientre. Aquí se empiezan a ver los primeros síntomas de ser social, el pequeño responde a estímulos e interactúa con sus padres y con las personas que le rodean.

 

La alimentación idónea para estas primeras semanas, y hasta los seis meses, es la leche materna. Además, tiene beneficios sustanciosos para la madre y para el bebé. Para el pequeño supone un refuerzo de sus defensas, de su desarrollo intelectual y reduce cualquier riesgo de obesidad infantil. El bebé va adoptando un horario fijo de alimentación por sí solo y cuando lo precise reclamará la leche.

 

En cuanto al sueño, pasa lo mismo que con la comida, el pequeño regularizará sus ciclos de sueño y dormirá más tiempo. Lo ideal es también hacerle una rutina para que capte cuando le toca descansar. La posición ideal para dormitar es boca arriba, aunque tampoco está mal colocarlo boca abajo mientras sigue despierto para que fortalezca la parte superior del tronco. Lo ideal es que permanezca siempre cerca de la madre.

 

Sobre el crecimiento, lo normal es que, si la alimentación es mediante leche materna, no gane peso de forma exagerada. De lo contrario, sí hay más riesgo. Sin embargo, es importante recalcar que cada bebé tiene sus condiciones propias que son las que determinarán su peso.

 

Además, a los dos meses, el bebé empieza a seguir objetos y personas con la mirada y también fija más los ojos. Una vez tumbado, mueve piernas y brazos y si se coloca boca abajo levanta la cabeza y parte superior del pecho. En esta etapa, llegan las primeras sonrisas y balbuceos. Una buena forma de hacer que vaya desarrollándose es ofrecerle objetos como sonajeros para captar su atención.